viernes, 27 de junio de 2008

Dientes de leche


Ya habían pasado poco menos de seis años alli, justo en ese lugar, y no daban señales de querer moverse de la encía de mi hija Dulce. Pero hace un par de meses sucedió.
Dos dientes flojos.
Si, recuerdo que cuando yo era niña, fue toda una gran experiencia para mi (aunque mi mama dice que lloró cuando se me cayó mi primer diente) el sentir los dientes moviendose al contacto con mi lengua era fantastico. No podia dejarlos quietos ni un segundo. Era al mismo tiempo la incertidumbre de que se sentiría cunado se callera ese diente flojo.
No pude resistir mucho tiempo. Lo movia día y noche hasta que al fin, se cayó.
El sabor de la sangre fue lo mas desagradable, y ademas se sentia raro el agujerito, pero estaba bien, no había sido tan malo. Ademas, esa sensación de arrancarlo, fue tan intensa, que valía la pena cualquier cosa que pasara despues.
Ah y olvidaba que para cerrar con broche de oro, todos en mi familia me dieron el sabio consejo de meterlo bajo mi almohada y al dia siguiente tendria una sorpresa.

Lo metí bajo la almohada y me acosté sin poder dormir. Al fin me venció el sueño y me quede bien dormida acariciando el espacio donde estaba mi diente con la lengua.
Pero a media noche reaccioné, había algo importante que no me podía perder. Levanté mi almohada y busqué el dinero. No lo encontraba, movia todo, me tope con un pequeño objeto cuadrado. Pense que era una ficha de dominó, un lego o algun otro juguetito y lo aventé. Siempre exploraba en la oscuridad, (recuerdan los bananos podridos?)

Nada, no habia nada. Me enojé un poco y me resigné a esperar el día.
Volví a dormirme. Al despertar busqué de nuevo y aun no había nada. Eso empezaba a molestarme. Busque en el suelo y me topé con el objeto cuadradito que aventé en la noche. Lo vi con mas atención. No era un juguete, era una cajita y adentro había "UN ANILLO" Un anillo dorado de piedra roja.
A quien le importaba el dinero??? Para una niña de casi seis años que nunca había tenido uno y siempre lo había deseado al ver los de su tía soltera era todo un motivo de alegría.
Me lo puse y me fui muy feliz a la escuela.

La experiencia de arrancarme los dientes era maravillosa, aunque solo el primero obtuvo obsequio, pero me encantaba sentir lo que sentia al mover los dientes. Los que aun no estaban flojos, los movia y los movia hasta que se aflojaban y luego en un verdadero derroche de masoquismo, metía mi uña en la orilla que apenas se levantaba y de un tirón fuerte lo arrancaba.
Ahhh, salía el diente junto con un torrente de lagrimas, pero ni un solo quejido. Era un dolor agradable. (si, ya lo se, estoy re loca, desde niña, jajaja)

Cuando los dientes de leche se me acabaron (incluyendo las muelas) me senti muy triste de no tener mas para arrancar.
Pero... no fue tanto problema, aun me quedaban los de mis hermanos y mis primos, que por la buena o por la mala tuvieron que resignarse a perder los dientes en mis dedos de niña mayor. Y lo mejor era que a mi no me dolía, jiji.

Y luego les llegó el turno a mis hijas. Solo que ellas solo me permitieron a regañadientes quitarles el primero. Abby, que resultó tan masoquista como yo, no podia dejar que le quitara a ella misma el placer de arrancar sus propios dientes, y me pareció justo. Susan, que no tiene gota de masoquismo, despues de que le quité el primero me prohibió terminantemente que le tocara un diente mas, y espero a que se calleran solitos.

Y Despues de ya algunos años, le llegó el turno a Dulce.
Dos dientes flojos al mismo tiempo. Abby y yo moríamos de ganas por arrancarselos, pero ella no se dejaba. Con una encantadora sonrisa cerraba la boca y no la abría por nada del mundo.
Abby se enojó muchas veces conmigo por que a ellas si les habia quitado el primer diente, pero ahora ya soy mas madura (????) y me daba mucha ternura verle su sonrisa de niña buena diciendo que no se lo quitara, asi que no lo hice, pero me moría deganas al ver el diente mas flojo cada día.

Hace un par de días estaba Dulce jugando con susan un juego de manitas, y accidentalmente, Susan, la que no tenia intencion de arrancar dientes, se lo botó por accidente.

_"¡QUE ASCO; LE ARRANQUÉ EL DIENTE!!!!"

Gritó de pronto y Abby y yo corrimos a ver. Fue divertidisimo verla Sholca (desdentada pues) fui por la camara y le tome unas fotos.

Y ese fue el final del diente de leche que nunca se dejó arrancar por las que realmente deseabamos hacerlo.
No lloré, fue alegre.
Me encantó ver como le salieron cuando era bebé, como su encilla suave y delgadita se iba poniendo gruesa, como se rascaba con sus deditos y con todo lo que pudiera por la molestia que le ocacionaba, me encantó sentir en las bocas de mis tres hijas ese puntito minusculo y duro que crecia y crecia y ver su sonrisa con un diente fue genial. y ahora me emocioné de poder estar alli cuando se le cayó el primero. Cambiamos de étapa, es todo, todas las étapas han sido buenas, han tenido encanto. Luego empezaran a ser señoritas y lo disfrutaremos igual. Se que tendra sus complicaciones, pero no me lo perdería por nada del mundo.

martes, 17 de junio de 2008

Regalo para mi PA


17 de Junio.
Por todos lados me hacen recordar que día es hoy.
Bueno, aparte del cumple de mi ma, a la que le deseo muchas felicidades, Que Dios te bendiga, mama. Te quiero.

Bueno, en cuanto acabe con esto me voy para alla a su casa, asi que creo que por el momento me concentro en alguien a quienn no podré ver este día.
Mi papá.
Hoy se celebra el día del padre en Guatemala, y a veces se me despierta la nostalgia por los años que pasé a su lado.

Y como ya estaba medio triste, decidí que en vez de lloraderas, le daría un regalo. Aunque claro, no es facil regalarle algo a alguien que ya no habita por aca, pero aunque solo sea como un simbolo, aca va mi regalo.

Advertencia: Este es video es para Fernando Minera, si alguien mas lo escucha, tendra que considerar la posibilidad de que sus oidos se lo reclamen el resto del día.

Y antes del regalo, solo unas cuantas palabras para el hombre al que tanto amé y que tanto me amó:
Nando, nunca te iras de mi corazón. Nuestros momentos maravillosos siguen vivos y vivirán por siempre, aunque no estes, y aunque yo me vaya, ya los sembré en tres corazoncitos que siempre dicen lo mucho que hubieran deseado conocerte, y se que ellas los pasaran a otros corazoncitos nuevos cuando llegue su momento.
Mi amigote favorito, lamento que no estes aca, nos divertiriamos muchisimo si asi fuera. Y te seguiria pidiendo cosas, y te seguiría molestando y haciendo berrinchitos, y me seguiria enojando con vos, y te haría gastar mas dinero, y mas dinero, y tendrías que celebrarme todos mis cumpleaños como siempre, y registraria todad tus cosas, agarraria todos tus lapiceros cada día y no volverias a verlos jamas, encontaria la convinación secreta de tu maletín, haría escandalos cuando vieras tele, bailaría como loca aunque te trastornara los sentidos y cantaria a gritos sin importar que pidieras piedad, quitaria tus canciones del radio y pondria las que a mi me gustan... en fin, todas esas maravillosas cosas que solía hacerte.... mmm... bueno, no se si seas de la misma opinión en cuanto a que seguir aca fuera una idea fantastica... pero me pela, pa.
Te quierooooooo!!!!
video

sábado, 14 de junio de 2008



Los vaivenes emocionales no son ya tan frecuentes como el año pasado, pero ocacionalmente aun me mecen en su columpio mareador.

Ayer estaba en un colapso nervioso y melancolico pero hoy estoy muy bien, muy, muy bien.
Creo que con el nuevo día se aclaran las ideas y de pronto todo deja de verse tan terrible.

Mi matriarcado me presiona a ser alguien que yo no soy. Creo que por fin decidieron apartarse un poco y dejarme, como debe ser.

Antes el lazo que me unia a ellas era casi de acero irrompible, pero despues de tantas cosas que han pasado, aunque aun las quiero muchísimo a todas, ya algo se rompió en mi inetrior. Algo que nunca volverá a estar unido a ellas.

Como consecuencia de alejarme emocionalmente de mi familia, a veces me siento sola, pero la verdad, me siento mas feliz que nunca. Son buenas y lindas, pero hostigantes a morir, y creoq ue todas encajan bien en ese patrón, por que desde mi hostigante bisabuela, asi han sido todas y por lo que parece a todas les encanta, ya que cuando les falta eso, sienten que algo no está bien.

Para mi bien o para mi mal, yo no soy así. El patito feo, la oveja negra, la rebelde, la indomable, que se yo, me catalogan conciente o inconcientemente de muchas formas, pero en realidad ya no me interesa.

Creen que el ser diferente a ellas me aleja de Dios. Es un gran error.
El día que El se presentó a mi vida, la cambió para siempre y mi desición por Él fue radical y no me retracto.
No soy la perdida que todos creen. Soy una persona diferente a ellos. En mi sangre predominaron los otros genes, a pesar de que tengo algunas cosas de mi matriarcado, mi espiritu indomable no pertenece a ellas.

Ellas se resignan a sus prisiones, a las cosas que no les gustan, a la vida gris y vacía pero cómoda.

Yo anhelo volar, volar tras mis sueños de un universo distinto, y auque el camino no sea facil, aunque hayan heridas, dolor y soledad algunas veces, no me arrepiento de las deciciones que he tomado, aunque todos dijeron que lo haría. Lo dijeron a cada paso de mi vida, No NO NO NO NO, fue todo lo que siempre oí ante mis ocurrencias. Muchas veces me resigné a creer que tenían razón, y a quedarme con el deseo de descubrir por mi misma la verdad. Otras veces, completamente aterrada, por que sus palabras hacían mella en mi corazón y una parte de estaba segura de que lo peor podría suceder, pero lo intenté.
Algunas de esas veces me equivoqué, pero aun así, no me arrepiento de haber decidido descubrir por mi misma lo que pasaría, arriesgandome a todo.

De un tiempo acá, siento que todo cambió. Me ven y me regañan, me dan sermones, mil consejos que no pido y que ademas me se de memoria, mil consejos recibidos de generacion en generacion, pero como una mi prima (la otra rebelde y polémica) dijo: Si han probado por años la misma mierda y se han dado cuenta de quer no sirve, por que quieren seguir imponiendola y defendiendola a cualquier precio.
Otros me ven con algo extraño en la mirada, como alguien raro con un mal incurable de rebeldia y locura del que temen ser contagiados.
Ninguna de ellas ha tenido el valor para cambiar. Veo miradas tristes, vidas nubladas, desepcionadas, y en eso me quieren seguir metiendo.

Mi mamá dice que si soy tan feliz que lo demuestre.
La felicidad no es un estado permanente, pero se que no es tampoco como ellas la imaginan.

Puedo estar equivocada en todo, pero ahora ya no tengo miedo a equivocarme.

Mis errores (segun ellas) y mis desiciones en contra de todas las imposiciones me han dado momentos inimaginables, momentos dulces que han diluido los años amargos y de los que me hubiera perdido si una vez mas hubiera obedecido todas sus advertencias.

Algo se rompió de mi hacia ellas... algo irreparable, sus cadenas de "amor" me hicieron mucho daño y ese dolor que me ocacionaron, me dió fuerza para romperlas y ya no quiero que me vuelvan a atar jamas.

;;